martes, 13 de octubre de 2009

La caja


“Una caja abierta es una posibilidad.
Una caja cerrada, una expectativa.”


Una caja puede contener desde un arma letal hasta el regalo más sutil; puede cambiarte el día o la vida; puede salvarte o llevarte al borde del abismo. En ella puedes acopiar momentos (buenos y malos), miradas, voces, recuerdos, y todo a cuanto necesitarás acudir si pierdes el equilibrio.
Te regalo una caja porque no te puedo regalar el mundo; porque es imposible que esté a tu lado en cada momento de duda o de angustia; porque me llevó años descubrir que cuando estoy triste lo único que me anima es abrir mi caja y mirar tu foto, mis entradas a conciertos y la caligrafía de mamá en esa vieja tarjeta. Te regalo una caja porque es como regalarte una formula (la que me funciona a mí) para que en tu vida la tristeza sea siempre pasajera. Esa caja está llena sólo para que la vacíes y las vuelvas a llenar a tu manera.

Extracto de: Tarjeta de cumpleaños

Tomás García Calderón